Cómo usar tus nuevos productos de limpieza

Para mí, la parte más difícil durante nuestros comienzos en la limpieza sin tóxicos fue encontrar las alternativas seguras a los productos sintéticos que usábamos, aprender a utilizarlas, y diseñar nuestra propia lista de soluciones.

Porque la realidad es que en la limpieza sin tóxicos no hay una hay una única receta, hay muchas opciones y alternativas válidas. Yo trataré de guiarte y ayudarte a entender cuáles son las opciones disponibles, las ventajas de cada una, y cómo utilizarlas.

Mi limpieza es una limpieza sin tóxicos, y sostenible, y me va bien porque está dentro de nuestro presupuesto, es eficaz, segura, limpia y sencilla. Es probable que a ti también te funcione, pero te animo a que hagas pruebas y adaptes y personalices las recetas hasta que las hagas tuyas.

La limpieza sin tóxicos es como cocinar, tú decides lo que te va bien a ti. Quizás quieras fabricarte todos tus preparados, en modo chef, o quizás prefieres una solución totalmente lista para consumir, comida a domicilio. Cada uno tiene una vida, y a cada uno le va bien una cosa. Yo estoy en el punto intermedio, algunas cosas las compro hechas, y otras las preparo yo. Pero digamos que a mí me gusta cocinar, y progresivamente, en la medida de lo posible, voy haciendo más preparados, y los voy introduciendo en mis rutinas.

Mi consejo: no quieras hacerlo todo tú de golpe, ves poco a poco, y simplifica. Aprende a usar bien cada producto. Cada nuevo preparado que hagas tiene un impacto en tus rutinas, tu almacenaje y tus compras, por sencillos y mágicos que sean esos preparados. Calma, todo llegará.

¿Listos? Empezamos con mi preferido de todos: el ácido acético del vinagre. Aquí nos referiremos a él simplemente como Vinagre (para entendernos).

Algún día hablaremos en profundidad de esta maravilla de la naturaleza y de sus varios súper poderes. Es un potente desinfectante: su efecto bactericida, antibacteriano y antimicrobiano es comparable al de la lejía, pero sin sus efectos nocivos para la salud y el medio ambiente. Es un potente antical, que desincrusta, disuelve y limpia. Y además, cuida las superficies de acero, elimina las manchas de óxido y deja las superficies brillantes. Injusta e incomprensiblemente destronado por la simple, maloliente, y nociva lejía.

Si quieres saber más sobre este mágico producto, no te pierdas la próxima publicación sobre mis 10 aplicaciones preferidas del vinagre en la limpieza del hogar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: